PRESENTACIÓN

E ntendemos al Diseño – y al Diseño Gráfico en particular- como uno de los campos profesionales que se ocupan de la configuración de los discursos visuales. En este quehacer participa de los procesos de producción social de sentido. Sus obras son indisociables de la compleja trama cultural en la que se insertan y que a la vez generan, en un constante movimiento de reenvíos.

Vivimos una época signada por grandes cambios, producto de la expansión y los alcances de las tecnologías digitales. Su evolución constante y sostenida, reconfigura de continuo el tejido cultural. Producto de ello, se han modificado profundamente los lugares donde se entrama la subjetividad en la cultura, como así también los aportes de la cultura a la constitución subjetiva.

En este contexto los fenómenos ligados a la imagen ocupan un lugar protagónico y preeminente. El “homo videns” no reemplaza, empobreciendolo, al “homo sapiens” como vaticinara G. Sartori a finales del SXX; asistimos a un proceso más rico y complejo que marca un cambio de paradigma: lo que está en cuestión es el logocentrismo que ha dominado la escena del saber -es decir, del poder- durante siglos. La imagen se ha instituido como una de las piedras de toque de los fenómenos sociales contemporáneos y, es evidente, las subjetividades se encuentran cada vez más atravesadas por fenómenos del campo de lo visual.

Entendemos a la psicología – y en particular al psicoanálisis- como una ciencia de aporte teórico/crítico sustancial al estudio de la relación del sujeto con la imagen, ya que nos permite pensar los fenómenos que se ponen en juego en estos procesos: el estatuto de la imagen en la economía libidinal subjetiva, los fenómenos perceptivos y la imagen pregnante como representación de lo propio en lo ajeno, la escena inconsciente como determinante del sentido y las posibilidades de imaginarizarla que nos permiten cuestionar el más allá de lo “obvio y evidente” de las producciones del diseño, los fenómenos en relación a las identidades tanto institucionales como personales (públicas y privadas) y los procesos de identificación concomitantes.

Estos son algunos de los ejes que atraviesan casi todo el quehacer profesional del diseño, y que demandan ser abordados en la zona de confluencia de saberes, donde se conjuga lo específico del campo proyectual con las ciencias que aportan al estudio de los fenómenos humanos. Entre ellas las teorías psicológicas y psicoanalíticas nos ofrecen herramientas privilegiadas para comprender, deconstruir, develar y poner en tensión la producción de sentido a partir de las imágenes y las implicancias tanto subjetivas como sociales que de allí se derivan.

OBJETIVOS

C uestionar los lugares construidos y cristalizados del discurso del diseño, aportando una mirada analítica, que nos permita considerar el protagonismo de lo particular de cada sujeto en la producción y el reconocimiento de los discursos visuales, así como analizar los fenómenos que lo determinan, tomando como eje la dialéctica entre sujeto e imagen.

Abordar una concepción dinámica de sujeto, que nos permita poner en cuestión las construcciones sociales -y por ende también comunicacionales- en las que participa. Atrevernos a entrar en ese campo complejo donde lo general de cultura y lo particular del sujeto son inseparables, en el marco de los fenómenos ligados a la imagen.

Permitir la comprensión de los fenómenos en relación a lo visual y lo escópico desde una perspectiva analítica. Esto permitirá ampliar el campo de análisis de las producciones del diseño, viéndolas no sólo desde el proyecto o como un “producto terminado” si no –y especialmente-, como un discurso visual dinámico, en constante re-significación, que no “otorga identidad” sino que participa de procesos de identificación complejos.

Dotar al alumno de conocimientos de psicología y psicoanálisis que le permitan comprender, analizar y poner en cuestión los fenómenos subjetivos que están presentes ineludiblemente en las producciones del diseño. Estimular de esta forma una visión analítica que opere en la interpretación de la propia producción, así como la de los contextos comunicacionales y sociales en los que se inserta.

Incentivar el abordaje de los fenómenos ligados a la relación entre subjetividad e imagen desde su complejidad intrínseca, trabajando en la zona de confluencia de saberes heterogéneos, entendiendo que ninguna teoría puede ofrecer “intramuros” modelos que permitan revelar hechos, procesos o sucesos complejos.

Aproximar al alumno al conocimiento de herramientas teórico-críticas que permitan la maduración de un pensamiento analítico al servicio del proyecto, así como de la reflexión sobre la responsabilidad de sus acciones a nivel social.

El objetivo didáctico es posibilitar un espacio pedagógico donde estas acciones se desarrollen en un ambiente armónico y participativo, comprendiendo el proceso de enseñanza-aprendizaje no como un mecanismo de transmisión de saberes sino como un acontecimiento donde el conocimiento es una construcción conjunta.

CONTENIDOS

1. Introducción a los conceptos de la teoría analítica.

  • Los conceptos fundamentales freudianos. Primera tópica: Consciente, pre-consciente, Inconsciente.
  • La actividad consciente y el más allá de la consciencia.
  • Formaciones y manifestaciones de lo Inconsciente. La legalidad del Inconsciente y su funcionamiento metafórico y metonímico.
  • La pulsión y su ensambladura subjetiva.
  • Los objetos de la pulsión: Imagen y pulsión escópica.
  • Los destinos de la Pulsión: Sublimación y fantasía. Actividad fantasmática e imaginarización
  • Segunda tópica, las instancias: Yo, Ello y SuperYo

2. La subjetividad

  • La subjetividad y lo subjetivo desde una perspectiva dialéctica.
  • La base cultural-histórica de la noción de subjetividad.
  • El sentido subjetivo: Las formaciones simbólico-emocionales que están en la base de las producciones humanas.
  • Principales aportes de la teoría psicoanalítica a la noción de subjetividad.
  • El Inconsciente constituido como un lenguaje. La constitución discursiva de la subjetividad. El sujeto del Inconsciente como ser hablante y hablado por Otro.
  • La discursividad visual y su incidencia en la constitución subjetiva.
  • Del Homo Sapiens al Homo Videns: los limites del logocentrismo.

3. El objeto

  • De la cosa al objeto. Objeto y relación de objeto para el psicoanálisis..
  • El objeto como categoría analítica.
  • Los tres tipos de objeto: El objeto subjetivo, el objeto objetivamente percibido y el objeto transicional.
  • La transicionalidad y los fenómenos transicionales, de la frontera al territorio.
  • Los procesos terciarios y la creatividad

4. La imagen. La mirada

  • Los modos de ver. Mirada, visión, fascinación
  • La mirada en tanto que acto perceptivo de mirar y la mirada en tanto satisfacción implícita en el acto de mirar.
  • La mirada como representación del sujeto. El Yo y la imagen: La imagen de sí.
  • Subjetividad e imagen: pulsión escópica y discursividad visual. La imagen como constituyente de lo subjetivo antes de la instauración del primado de la palabra. Los tres registros: imaginario-real-simbólico
  • Las imágenes pregnantes. La pregnancia como una de las formas que adopta el sentido.

5. La identidad/la identificación

  • La mirada, la imagen y los procesos de identificación: aportes lacanianos a partir de la propuesta del estadío del espejo.
  • Procesos de proyección e identificación.
  • La identidad como centro de las producciones subjetivas.
  • Las identidades personales e institucionales como productoras de sentido.

MODALIDAD DE ENSEÑANZA

Consideramos la asistencia a las teóricas y el trabajo en el taller como un requerimiento básico: las horas de cursada son un tiempo de trabajo específico del alumno que demanda su presencia permanente y activa en las clases, así como el cumplimiento de la realización de los trabajos prácticos.

El trabajo en el taller se llevará a cabo en una dialéctica permanente teórico-práctica, cuya dinámica es fundamental para la transmisión e internalización de los saberes.

Las metodologías adoptadas se ajustarán de acuerdo a los objetivos y se ponen en acción a partir de distintos dispositivos:

Clase Teóricas: A cargo del profesor titular, profesores y especialistas invitados o de los docentes a cargo del taller.

Trabajos grupales:  Trabajo del grupo de alumnos y de los docentes a cargo, se busca realizar una decantación de los conceptos presentados en las teóricas, estimular la reflexión crítica sobre los mismos y articularlos con el análisis de ejemplos y casos gráficos.

Análisis de casos: Se considera que el análisis de ejemplos escogidos es una tarea insoslayable que permite develar el andamiaje teórico metodológico subyacente y poder tender puentes conceptuales entre teoría y praxis, que eviten que la teoría sea percibida como “abstracta”.

Investigación bibliográfica: El manejo bibliográfico es incorporado como una fase de las ejercitaciones, propiciándose así la articulación efectiva entre práctica y teoría

.

LA EVALUACIÓN DEL APRENDIZAJE

Entendemos la evaluación como una instancia más en el proceso de aprendizaje. Las evaluaciones buscaran revelar el grado de comprensión de los conceptos teóricos trabajados y la posibilidad de articulación con el quehacer proyectual y análisis de casos del ámbito profesional del diseño. Se tomarán un parcial domiciliario obligatorio, se entregará un trabajo final integrador y un examen final oral, donde será expuesto el trabajo final entregado y se desplegarán, en relación al trabajo, la articulación de los grandes ejes conceptuales del programa al quehacer del diseño.


PROMOCIÓN

Para tener la condición de alumno regular será necesario asistir al 75% de las clases y obtener al menos 4 (cuatro) en cada una de las evaluaciones parciales. Si no se alcanza esta evaluación tendrán la opción de un recuperatorio. Los que alumnos que queden libres podrán presentarse en las fechas acordadas para ese tipo de examen.


CARGA HORARIA

4 horas semanales de cursada presencial, que completan 60 hs. Cuatrimestrales.